Cómo saber si los diamantes son reales

Si usted está pensando en comprar un diamante, pero no está seguro de cómo saber si este va a ser real, hay algunas formas de revisarlo que le ayudaran a saber la autenticidad de este.  Si usted ya tiene diamantes, puede usar sus piedras para practicar.

Cuando usted va a invertir una gran cantidad de dinero en un diamante, en un anillo de diamantes o en pendientes de diamantes,  usted querrá saber si este es verdadero.

Para determinar si el diamante que usted ya tiene o si el diamante que está considerando en compra es autentico,  la mejor forma para averiguarlo es pidiendo el certificado. Un joyero respetado y de confianza le darle un certificado EGL, GIA, LGP, PGGL o AGSL. También puede dirigirse a un tasador independiente.

Si usted está comprando un diamante en persona, usted mismo lo podrá examinar. Los diamantes tienen un índice de refracción muy alto, lo que significa que doblan la luz que pasa a través de ellos. Si la piedra que está observando es de cuarzo o de vidrio, esta no brillara tanto. El cuarzo y vidrio tienen un índice de refracción mucho menor que los diamantes.

Para determinar el índice de refracción de la piedra, en caso de que esta  ya este montada, dele vuelta al anillo y coloque la piedra sobre un pedazo de periódico. Si el diamante es verdadero, usted no vera las letra a través de la piedra. Tampoco debe  ver las letras distorsionadas o manchas negras de la impresión periódico. En circunstancias muy raras, a veces debido al corte, se verán las letras a través de un diamante real. Otra prueba de la autenticidad del diamante cuando este está montado, es  no poder ver la parte inferior de la piedra mirando desde arriba.

Para los diamantes sueltos, tome un trozo de papel blanco y un bolígrafo. Marque un punto en el papel y coloque el diamante sobre el punto. Observe a través de la piedra, si usted ve el reflejo del punto dentro del diamante, lo más probable es que este no sea real.

Hay muchas otras formas para probar si su diamante es real mediante el uso de microscopios, luz ultravioleta, los probadores de diamantes, sondas de calor e incluso radiografías.

This entry was posted in Spanish and tagged , . Bookmark the permalink.